Archivos

Archivos para

Política 2.0, de las plazas públicas a las redes sociales

La influencia que tienen los medios de comunicación en los procesos políticos electorales es, indudablemente, uno de los intereses más comunes para los candidatos y los partidos que representan. Sin embargo, con el auge del Internet, la comunicación digital se ha convertido en una excelente herramienta que cada día toma más fuerza gracias a la masividad y la rapidez, características propias de las nuevas tecnologías de la información. 

Actualmente, la participación activa de la ciudadanía ha sido posible gracias a los canales comunicativos que la Web 2.0 ha puesto a su disposición, permitiéndoles dar a conocer sus posturas y opiniones con respecto a las campañas electorales y determinando, incluso, su intención de voto.

Esta comunicación bidireccional en la que los usuarios interactúan de forma más cercana y dinámica con los políticos, gracias a las redes sociales, ha sido una de las claves del éxito de algunas campañas electorales, como la del mandatario estadounidense Barack Obama, quien se posicionó como presidente gracias a su estrategia de comunicación online. A la fecha, cuenta con 41.5 millones de seguidores en Twitter y 38 millones de “likes” en Facebook.

l1La efectiva gestión de las comunidades virtuales de Obama, fue el punto de partida para que buena parte de los políticos a nivel mundial decidieran hacer uso de estos canales interactivos como espacios de intercambio de opiniones con los ciudadanos. Además de dar a conocer toda la información concerniente a las propuestas de gobernabilidad, el buen uso de los recursos digitales puede atraer mayor número de seguidores y tráfico en las cuentas oficiales de los candidatos e incrementar su reputación. Así mismo, les permite conocer las posturas de sus partidarios y detractores y, posiblemente, obtener un buen número de votos en las urnas.

De acuerdo con el portal web Colombia Digital, la lista de los políticos más influyentes y seguidos en redes sociales en el mundo está encabezada por el ya mencionado Barack Obama; le sigue Mitt Romney,ex gobernador de Massachusetts con 1.55 millones de seguidores en Twitter y 11 millones de fans en Facebook. El tercer lugar lo ocupa Narendra Modi, ministro jefe del Estado indio de Gujarat, con casi 14 millones de seguidores entre sus cuentas de Twitter y Facebook.

En Colombia, el ex candidato presidencial Antanas Mockus, quien con la Ola Verde logró posicionarse en las redes sociales, actualmente registra 447.274 seguidores en el microblog y 874.869 fans en Facebook. Por su parte, el actual mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, suma un total de 3.088.775 de adeptos en sus cuentas digitales. Por último, Álvaro Uribe Vélez, hoy candidato al Senado de la República, tiene 2.83 millones de seguidores en Twitter y 42.802 personas les gusta su perfil oficial en Facebook.

l2

Cifras comparativas de cuentas oficiales de políticos colombianos en Twitter. Fuente: Followerwonk

A partir de estas estadísticas, vale la pena preguntarse si ¿canales como Twitter son realmente utilizados para escuchar a los públicos externos  o únicamente para informar?

Si algo ha determinado el uso de las redes sociales es la posibilidad que tienen los usuarios para manifestar sus puntos de vista, como se mencionó con antelación. Sin embargo, tal libertad de expresión es muchas veces el resultado de la desinformación o mala interpretación de los contenidos que medios de comunicación, líderes de opinión y candidatos publican y, al mismo tiempo, es la consecuencia del desconocimiento que estas figuras tienen respecto al público objetivo al cual se dirigen.

Conforme a lo anterior, es indispensable conocer quiénes son los usuarios, cuáles son sus necesidades y en qué entorno político, social, cultural y económico se desenvuelven, antes de idear y poner en marcha una estrategia digital. En este sentido, la misión que desempeñan comunicadores sociales, periodistas y politólogos en el manejo y gestión de la información en procesos electorales es fundamental.

No basta con dotar de contenidos informativos a los usuarios y agobiarlos con propaganda política, NO. Mucho menos omitir, obviar o eliminar sus comentarios con respecto a las campañas electorales y propuestas gubernamentales. De ser así, se estaría cayendo en la plana y poco efectiva comunicación vertical en donde una línea sin regreso es la que marca el camino.

Para poder elaborar contenidos digitales que sean claros y concretos es imprescindible un trabajo previo de observación y análisis de la sociedad, tomando una postura crítica y reflexiva, transparente y propositiva. Haciendo que los contenidos que aparentemente son complejos para los ciudadanos, sean mucho más comprensibles; que den respuesta oportuna a sus inquietudes, que resuelvan sus cuestionamientos; en fin, democratizando las redes sociales.

Ahora bien, después de tener presente a quién, qué y cómo se va a comunicar, es determinante saber cuál es la red social más eficaz y eficiente para la comunicación política.

l3Si de generar una relación más cercana con los usuarios se trata, Twitter es la herramienta ideal, que de ser gestionada correctamente, puede arrojar buenos resultados en las campañas políticas. Esta red social, permite a los postulantes y su equipo de comunicaciones ofrecer toda la información sobre sus propuestas de una manera dinámica y constante.

Sin embargo, el plus de esta plataforma virtual es el contacto directo que se obtiene con los ciudadanos, medios de comunicación, entidades públicas y privadas, influenciadores y otros públicos de interés. La imagen del político “intocable” es reemplazada por la de un candidato que promueve espacios de diálogo con los usuarios.

De igual forma, la posibilidad de saber en tiempo real cuales son las percepciones sobre el plan de gobierno de los aspirantes electorales es un mecanismo que hace posible tomar medidas a tiempo que redireccionen la campaña acorde con los intereses y necesidades de los votantes. A su vez, permite aclarar cualquier cuestionamiento o comentario desfavorable por parte de algún internauta, a fin de promocionar una imagen que brinde confianza y credibilidad a la comunidad virtual.

Finalmente, cabe resaltar que las actuales campañas políticas abruman con publicidad perturbadora y contenidos repetitivos y, en algunos casos, incomprensibles. De aquí la importancia de utilizar canales comunicativos que informen, escuchen y respondan a los ciudadanos. Que hagan posible una retroalimentación continua que, aunque no garantice un alto número de votos, sí sea un modelo de comunicación política enfocado en las personas, para las personas y con las personas.

Sisgecom

Vándalos andan sueltos en la web 2.0

Como pescadores en su balsa, navegan tranquilamente buscando la presa para cometer los más terribles delitos informáticos. Fraudes, extorciones, suplantaciones, estafas y pornografía infantil, son sólo algunos de las amenazas que atacan sin piedad a quienes caen en su red.

LADRONESLos cabecillas más reconocidos que dirigen estas organizaciones cibercriminales utilizan los alias de Phishing y Troyano. El primero, es reconocido por su agilidad en suplantar identidades. Como pez en el agua logra escabullirse fácilmente en la web para adquirir información confidencial. Contraseñas, claves de tarjetas bancarias, entre otros datos secretos son sus deleites preferidos. La mayoría de sus víctimas han sido atacadas por medio de correos electrónicos, sitios web falsos, mensajería instantánea y pagos en línea.

Aquellos que hacen parte de la banda de los Troyanos se enmascaran en un programa que ante los ojos de los cibernautas es legítimo y no causa ningún daño. Sin embargo, al caer en el engaño el inocente usuario brinda a los bandoleros acceso remoto al equipo infectado ocasionando, entre otros actos indeseables convencionales, daños a los sistemas informáticos.

Estos bandidos hacen parte del ya conocido Cibercrimen, el cual ha sido catalogado como una serie de LADRONES 2conductas delictivas que trascienden las fronteras espacio temporales gracias al Internet. Durante la décadas de los años ochenta y noventa el sistema de justicia penal europeo marcó la premisa sobre el crimen cibernético, el cual se caracterizó por leyes internas que castigaban los actos delictivos sucedidos dentro de las mismas fronteras territoriales[1]. Sin embargo, en términos legales, esta modalidad delictiva no cuenta con leyes eficaces que logren prevenir y castigar las faltas virtuales de un país a otro.

Debido a la carencia de una unidad legal que pueda ser aplicada en diferentes Estados para este ámbito delincuencial, son muchos los cibermalhechores que andan campantes por la web haciendo y deshaciendo, quedando sus actos ilícitos en la impunidad y salvaguardando su identidad e integridad.

Por esta razón, en el 2001 surgió la Convención sobre Cibercrimen del Consejo de Europa, que busca que los Estados partes adopten un diseño de investigación que permita recolectar evidencia electrónica y datos de tráfico, entre otra información que pueda facilitar el ajusticiamiento de los piratas de la informática[2].

Entre los clasificados como crímenes que la Convención determinó se encuentran:

  1. Actividades que asechan los sistemas informáticos y datos, como obtener acceso no autorizado o dañar la información contenida en los mismos.
  2. La falsificación informática.
  3. Los fraudes informáticos.
  4. El uso de la tecnología informática para crear y difundir pornografía infantil.
  5. El uso de la tecnología informática para infringir la propiedad intelectual.

Desafortunadamente, aún la zozobra está presente gracias al avance tecnológico que, así como ha mostrado la ruta de navegación, ha permitido que todas aquellas pruebas y evidencias de los cibercrímenes sean destruidas con rapidez.

Por otra parte, de acuerdo con el Informe sobre Cibercrimen de Norton para el 2012, 556 millones fue el número de las víctimas de los vándalos de la web; más de 1.5 millones de afectados diariamente; 2 de cada 3 internautas adultos cayeron en la red de los delitos informáticos. Como si fuera poco, los ciberdelincuentes atacaron a los consumidores de internet a través de dispositivos móviles. Al respecto, el informe aseguró que los móviles son 2 veces más vulnerables a estas modalidades delincuenciales.

Pero las redes sociales no lograron salvarse. Según Norton, 4 de cada 10 usuarios han sufrido el ataque cibervandálico y tan sólo 1 de cada 6 cibernautas han denunciado el hackeo de su perfil. Al mismo tiempo, 1 de cada 10 usuarios ha sido víctima de estafas o enlaces falsos en plataformas sociales. 

¿Usted, querido lector, es de aquellas personas que aceptan la solicitud de amistad en redes sociales, como Twitter o Facebook, de gente que no conoce? ¿Abre mensajes de remitentes desconocidos o sospechosos? ¿No cuenta con un antivirus en su computador? ¿No cambia sus contraseñas periódicamente?

Además de no incurrir en los errores mencionados anteriormente, a continuación se expondrán algunas reglas básicas para combatir a los bandidos del ciberespacio y evitar que usted sea una carnada más de estos pecadores virtuales:

  • Cierre las sesiones de redes sociales, correos electrónicos y demás cuentas que tenga habilitadas después de usarlas.
  • Compruebe los enlaces que llegan a sus cuentas antes de compartirlos con otros usuarios.
  • Sea amante de la privacidad. Utilice herramientas de seguridad que lo protejan frente amenazas en las plataformas sociales.
  • Tenga muy en cuenta el tipo de contenidos que publica y comparte con los demás cibernautas en redes sociales y a través de los correos electrónicos.
  • Revise los extractos bancarios y de las tarjetas de crédito de manera regular.
  • Finalmente, pregúntese qué puede ser más efectivo: ¿Esperar a que la justicia llegue para poner fin a las artimañas de los civerdelincuentes o utilizar su sentido común?

Laura Alaguna

Analista de Redes Sociales

Sisgecom


[1] Tomado de: Revista Chilena de Derecho y Tecnología. Centro de Estudios en Derecho Informático. Universidad del Chile en:http://www.rchdt.uchile.cl/

[2] IBÍDEM.

Facebook y WhatsApp, un drama amoroso digital

 

El corazón no ha quedado exento del desarrollo tecnológico, la evolución del internet y sus medios de interacción. Las relaciones sentimentales son estados emocionales que desarrollamos con otra persona, pero que con la evolución humana en aspectos culturales, sociales, políticos y económicos, se han visto alteradas al igual que las formas de comunicación.

¿Cuántos de ustedes tienen publicado su estado sentimental y/o emocional en redes sociales o aplicaciones de comunicación?

ansuaLas relaciones emocionales han contribuido al desarrollo social, económico y tecnológico. Anteriormente, los matrimonios y noviazgos eran más duraderos; ahora, gracias a las transformaciones que ha traído consigo el internet, son más efímeros. Hoy contamos con una variable adicional que incrementa la poca estabilidad emocional de las personas.

Los medios de interacción digital y el mal uso dado por los cibernautas han generado separaciones emocionales, según un artículo publicado en marzo de 2013 por Cyber Psychology and Behaviour Journal, revista de investigación psicosocial en el ciberespacio, EE.UU. Ver: http://www.lavanguardia.com/redes-sociales/20130926/54388060877/redes-sociales-efectos-negativos-vida-en-pareja.html

La red social Facebook y la aplicación de multimensajería instantánea WhatsApp han causado 28 millones de rupturas de relaciones sentimentales en el mundo, situación que evidencia el poder que se le otorga a comportamientos virtuales y a posibles infidelidades en el ciberespacio. Por otro lado, la Asociación Estadounidense de Abogados Matrimoniales calculaba en el 2012 que un 20% de los divorcios producidos durante el 2011 en los Estados Unidos tenían su origen en el uso de Facebook.

Las parejas ya no se regalan flores, no se escriben cartas de amor, no se dedican canciones por medio de una emisora y ahora se cambió la espera en casa de una llamada telefónica por un icono gestual, mensaje directo o privado, correos, comentarios o un simple “Me Gusta” o “RT”.

Las redes sociales, las plataformas y las aplicaciones de comunicación fueron desarrolladas para disminuir la barrera de tiempo y la distancia. Gracias a esta evolución, en la actualidad pueden comunicarse con cualquier persona en el mundo sin importar el lugar y la hora en el que se encuentren, sólo basta con tener conexión a internet.

Sin embargo, las personas han convertido estos medios de comunicación e interacción en herramientas para causar emociones negativas y generar conflictos. ¿Hasta qué punto lo publicado en redes sociales es certero y evidencia los pensamientos y los sentimientos de los individuos?

Posiblemente son utilizadas como una vitrina, puesto que los medios sociales se prestan para construir un ideal de vida, si así lo desea el sujeto, desde la foto de perfil, nombre, estados y el tipo de contenido que comparte. En algunos casos, sólo interesa dar conocer las cualidades o habilidades, convirtiéndose en un comportamiento idealista, casi narcisista.

Un estudio que se puede observar en este sentido es el de Soraya Mehdizadeh, estudiante de Psicología en Toronto’s York University, del 16 de Agosto del 2010, donde revela que los “jóvenes encuentran en Facebook un poder del que carecen en la vida real, existiendo una correlación positiva y significativa entre el narcisismo y el contenido auto-promocional de la citada red social, especialmente en lo que se refiere a las secciones ‘foto de perfil’, ‘tus fotos’, ‘estado’ y ‘comentarios’“. Ver: http://aufop.blogspot.com/2011/12/cyberpsychology-behavior-and-social.html

No se trata de afirmar que todo aquel que usa los medios sociales digitales es narcisista o que todas lasansua2 relaciones de pareja que hacen público su estado emocional tienen predestinado terminar, pero sí es recomendable ser cuidadoso con la información que se maneja, el contenido que se publica y los tipos de contactos que se incluyen en nuestras listas. El exceso de información en redes sociales resulta perjudicial en diversos niveles.

Finalmente, no debemos olvidar que una relación amorosa es construida y manejada por dos personas, estos medios deben servir para fortalecer la comunicación, brindar detalles a la pareja conservando la intimidad y la privacidad de hechos o situaciones que sólo competen a los comprometidos en noviazgo o matrimonio. Podría resultar más viable hablar antes de stalkear, vigilar o espiar la actividad en redes sociales de su pareja, a los contactos de él o ella o iniciar una discusión porque le enviamos un mensaje y asumimos que lo leyó y no contestó al instante por falta de interés o por un tercero.

Angie Suárez

Community Manager Sisgecom

@AnSuaC

Autores

Twitter

Calendario

febrero 2014
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728